Consejos sobre cómo escribir para la web

Internet es un lugar ideal para dar a conocer tus opiniones, demostrar tu valía en un campo concreto o simplemente expresarte como mejor quieras. Pero cuando se trata de exponer nuestros pensamientos ante semejante audiencia, debemos cuidar una serie de aspectos claves sobre cómo escribir para la web antes de liarnos la manta a la cabeza y empezar a redactar como locos.

Escribir con un estilo adecuado para Internet no es fácil, pero tampoco complicado. En el artículo de hoy te daré una serie de consejos que puedes seguir para mejorar tu redacción para la web y conseguir que tus artículos sean más ‘consumibles’.

Cómo escribir para la web

La primera impresión: Un título potente

En Internet, la primera impresión sí que cuenta. Los usuarios, al hacer clic en un enlace concreto, quieren saber inmediatamente si el contenido de la página que acaban de abrir se ajusta a lo que buscan. Si de captar la atención de los usuarios se trata, qué mejor forma de hacerlo que con un título contundente.

El título principal de tu artículo, ese que utilizarás más tarde para compartirlo en las redes sociales, soporta la responsabilidad de conseguir que los usuarios se interesen por lo que quieres contar.

TítuloSegún Copyblogger, una media de 8 de cada 10 usuarios leen los títulos, pero solo 2 de éstos pasan a leer el artículo completo. Eso quiere decir que si te esfuerzas por conseguir un titular que resulte efectivo podrías estar asegurándote el 80% de tus lectores potenciales.

Si buscas en Internet, comprobarás que hay muchísimos artículos que hablan sobre cómo escribir buenos titulares. A continuación te resumo lo que suelen aconsejar la mayoría de ellos:

  • Instructivos: Son los que anuncian al usuario que aprenderá algo nuevo, los del tipo ‘Cómo hacer…’, ‘Cómo escribir…’.
  • Listas: Enumeran algunos consejos o trucos. ‘7 trucos para…, ‘5 formas de…’.
  • Preguntas: Y dentro de estas pueden presentar varios tipos:
    • Desafiantes: ‘¿Serías capaz de…?’
    • Intrigantes: ‘¿Sabías que…?’
    • Invitaciones: ‘¿Te gustaría…?’
  • Directos: Son títulos tajantes, dejan claro sobre qué va el artículo, como por ejemplo Beneficios de tener un blog.

Mantén viva la llama

Los subtítulos y encabezados no solo te ayudan a organizar el texto que has redactado, sino a mantener vivo el interés del lector por tu contenido.

Tienes un montón de alternativas a la hora de escribir tus subtítulos. Puedes tirar de humor y provocar la risa en tu lector o, por el contrario, crear tensión e intriga. Sea cual sea la fórmula que elijas, recuerda que el objetivo es que el usuario tenga ganas de leer el artículo completo, que no se aburra en ningún momento.

Corre Bully

Internet se caracteriza por su velocidad, su inmediatez, por eso, los textos que se redacten para su consumo online deben poseer un ritmo adecuado.

Sin embargo, el ritmo no sólo lo consigues con lo que escribes sino con el modo en que lo escribes. A continuación te muestro dos ejemplos para que visualices mejor lo que intento explicarte:

Siempre he encontrado en las enciclopedias y los diccionarios una fuente inmensa de información, pero también de orden y rigurosidad. La lógica alfabética con la que se ordenan los términos o la claridad explicativa de las definiciones y desarrollos temáticos me han resultado de una utilidad de la que no puedo renunciar. Sin embargo, una excesiva proliferación de sinónimos (o cuasi-sinónimos) en torno a una misma idea lo veo como algo completamente contrario a la disciplina que nos ocupa. ¡Por supuesto que todos tenemos claro en qué consisten los términos nombrados con anterioridad! Pero, ¿los necesitamos todos? Al final, todo se convierte en un “rizar el rizo” que nos sumerge en una discusión semántica cuando lo realmente importante debería ser plantear un debate sobre cómo ofrecer nuestros servicios del mejor modo posible, buscando siempre la máxima satisfacción del cliente (al cual, por cierto, en la mayoría de las ocasiones, le da igual si estás desarrollando una estrategia de Inbound Marketing, de Social Media o de Posicionamiento en buscadores; lo que quiere son resultados).

Siempre he encontrado en las enciclopedias y los diccionarios una fuente inmensa de información, pero también de orden y rigurosidad.

La lógica alfabética con la que se ordenan los términos o la claridad explicativa de las definiciones y desarrollos temáticos me han resultado de una utilidad de la que no puedo renunciar.

Sin embargo, una excesiva proliferación de sinónimos (o cuasi-sinónimos) en torno a una misma idea lo veo como algo completamente contrario a la disciplina que nos ocupa. ¡Por supuesto que todos tenemos claro en qué consisten los términos nombrados con anterioridad! Pero, ¿los necesitamos todos?

Al final, todo se convierte en un “rizar el rizo” que nos sumerge en una discusión semántica cuando lo realmente importante debería ser plantear un debate sobre cómo ofrecer nuestros servicios del mejor modo posible, buscando siempre la máxima satisfacción del cliente (al cual, por cierto, en la mayoría de las ocasiones, le da igual si estás desarrollando una estrategia de Inbound Marketing, de Social Media o de Posicionamiento en buscadores; lo que quiere son resultados).

¿Cual de los dos crees que es más ‘apto para el consumo’? ¿El segundo, verdad?

Los párrafos largos dan la sensación de pesadez, predisponen al lector a un rechazo frente al texto ya que interpreta que lo que va a leer es algo vasto y arduo.

Por el contrario, el uso de párrafos cortos compuestos únicamente por dos o tres frases dota a la lectura de la suficiente fluidez como para hacer que el lector se sienta cómodo leyendo y decida continuar hasta el final (siempre que el contenido le interese).

Esto no tiene porqué ser una norma, si consideras que tu contenido debe estar organizado en párrafos largos, adelante, pero antes de pulsar el botón Publicar pregúntate si tal como está tienes la posibilidad de que tus potenciales lectores te lean.

En el principio era el Verbo

Si quieres imprimir un buen ritmo de lectura a tu texto haz uso de los verbos. Recurre a la acción instando a tus lectores a que realicen aquello que comentas.

Los verbos son un recurso excelente para convertir tu contenido en una pieza completamente ágil y dinámica, de modo que tu discurso se transforme en una concatenación de acciones que le impriman sensación de velocidad a tu historia.

De tú a tú

De tú a túImagina que estás buscando información sobre opciones de alojamiento web para albergar tu blog. Haces una búsqueda en Google y encuentras dos artículos que te presentan comparativas de servicios de hosting.

En el primero de ellos, el autor te bombardea con conceptos técnicos que carecen de significado para un neófito como tú. En el segundo, con un tono informal, divertido y alejado de tecnicismos, puedes leer fácilmente sobre las ventajas de diversos planes con ejemplos de lo que puedes hacer y lo que no en cada caso. ¿Qué artículo crees que cumple mejor su misión?

Hablar de tú a tú al usuario convierte tu monólogo en una conversación entre dos, el lector estará más cómodo leyéndote porque se sentirá el centro de tu discurso y las posibilidades de que éste deje algún comentario aumentan.

Cuando hayas terminado de leer este artículo, la palabra TU (con y sin tilde e incluyendo el plural) habrá aparecido en 41 ocasiones. ¿Qué te parece?

¡Pero mira qué vistoso!

Un texto en el que resaltes términos o frases mediante el uso de negritas y cursivas se convierte en un contenido atractivo visualmente, ya que le estás facilitando al lector la internalización de conceptos que consideras importantes y que, sin el uso de estas técnicas, escaparían a su atención.

Los editores de texto de los principales gestores de contenidos ofrecen múltiples posibilidades de formato. ¿Por qué no hacer uso de ellas?

No olvides enlazar

EnlacesEsta frase debería formar parte de tu mantra web. Lo que sustenta y hace fuerte a Internet es la enlazabilidad. Sería absurdo plantearse la World Wide Web como un mero archivo de documentos que no guardan ningún tipo de relación entre ellos.

Cada vez que escribas un post, enlaza a otras fuentes. Ofrece a tus lectores sitios de consulta adicionales, posts relacionados con el tema o simplemente recursos que puedan beneficiarles. Ten por seguro que te lo agradecerán.

SEO o no SEO: He aquí la cuestión

Aquí debes tenerlo claro: SÍ, SIEMPRE.

Aunque no debes olvidar nunca que estás escribiendo para personas, ¿de qué te sirve si éstas no encuentran tu contenido?

Sácale el máximo provecho al SEO, pero distinguiendo siempre entre optimización y sobre-optimización. El SEO es importante, pero no debe ser tu principal preocupación. Recuerda que la mejor forma de posicionarte como un referente para los usuarios es ofreciendo contenidos de calidad.

Y si de SEO estamos hablando, no podemos dejar de lado la investigación de palabras clave. ya que ayuda bastante si quieres incrementar tus visitas.

De todos modos, te recomiendo lo siguiente en función de tu contenido:

Hacer la investigación antes de escribir el artículo

La investigación previa de palabras claves te puede ayudar de dos formas: ofreciéndote ideas para posibles posts u orientándote sobre el criterio más idóneo a la hora de posicionarte.

Hacer la investigación después de haber escrito el artículo

Hay veces que quieres hablar de un tema concreto y prefieres no estar pendiente a que tu contenido cumpla con ciertos criterios de búsqueda. Mi consejo es que comiences a escribir, y una vez hayas terminado plantéate las siguientes preguntas:

  • ¿Qué he querido transmitir con este artículo?
  • ¿Cuál es mi tema principal?
  • Si yo buscase en Internet información como la que ofrezco en mi artículo, ¿cómo sería mi búsqueda?

Si te esfuerzas en contestarlas objetivamente, gran parte del trabajo de búsqueda de tu palabra clave lo tendrás hecho.

Una vez encuentres el criterio que más te convenga, procede a editar tu texto intentando incorporar de la manera más natural posible dicho criterio al flujo de tu discurso. Recuerda: DE LA MANERA MÁS NATURAL POSIBLE. No intentes añadirla forzosamente en cualquier sitio, solo allí donde haga falta y donde pueda ser de utilidad para el lector.

Como ya sabrás, herramientas para encontrar tu ansiada palabra clave hay muchas. Personalmente te recomiendo las siguientes:

Facilita la lectura

Al preparar tu blog no solo debes de tener en cuenta su diseño visual. Por supuesto, la apariencia de éste es muy importante, pero igualmente lo es que tus contenidos sean fácilmente legibles.

Procura utilizar siempre fuentes ‘limpias’, sin muchos adornos o extravagancias que hagan complicada la lectura. Hay multitud de fuentes donde elegir. Lo único que tienes que hacer es buscar y encontrar aquella que más te guste.

FuentesNo obstante, para que un usuario pueda visualizar la fuente de tu web en su navegador debe tener instalada dicha fuente en su sistema operativo. Una forma de solventar este problema es utilizar las webfonts que, para resumir, son fuentes online que tenemos siempre disponibles para ser visualizadas sin necesidad de ningún tipo de instalación.

Algunas webs donde puedes encontrar webfonts, tanto gratuitas como de pago, son:

Pero además de usar fuentes adecuadas, debemos aplicarles el tamaño de fuente necesario para que su lectura resulte lo más cómoda posible. Si bien para documentos físicos los tamaños recomendados son 10-12 pt., en el caso de escribir para la web te recomiendo usar tamaños de fuente a partir de 14 pt. para una Arial aunque, claro está, siempre dependerá de la fuente que hayas elegido.

Cuida la ortografía

Posiblemente encuentres a muchos ‘especialistas’ que te dirán que no prestes demasiada atención a las faltas ortográficas o gramaticales de tus contenidos, defendiendo la inmediatez y frescura de los contenidos publicados en Internet.

¡Huye de ellos!

Un texto escrito correctamente no sólo convertirá la lectura en una experiencia más agradable, sino que te hará más creíble como autor.

Cuando llegas a una web y comienzas a leer sus contenidos, ¿qué es lo primero que piensas si continuamente encuentras faltas de ortografía? Lo más seguro es que cada vez que des con una de ellas pienses: ¡Vaya error!

Al final, los errores de escritura no son más que obstáculos al flujo normal de lectura, atrayendo la atención del lector hacia elementos que nada tienen que ver con lo que estás contando.

Poseer una escritura correcta es fundamental para dar una buena impresión a los usuarios. Un blog bien escrito gusta leerlo, pero otro en el que los errores se cometen una y otra vez puede llegar a resultar un auténtico suplicio.

Los que escribimos en Internet debemos defender siempre la calidad de los contenidos, tanto en temática como en estética. En este post te explico porqué y podrás encontrar algunos recursos que te ayudarán a conseguirlo.

La experiencia es la madre de la ciencia

ExperienciaAunque todo lo anterior te servirá para conocer cómo escribir para la web, la mejor manera de aprender es practicando. Por eso, te recomiendo que no dejes de escribir, nunca.

Procura escribir todos los días, con un poco basta. Establece un mínimo diario de palabras y ponte manos a la obra. Conforme vayan pasando las semanas comprobarás que tu redacción es más ágil, por lo que podrás aumentar la extensión de tus escritos diarios.

Y por supuesto, experimenta. Prueba diversos tipos de contenidos, estructuras, lenguajes, tiempos verbales, etc. y analiza cómo reaccionan los usuarios frente a estos cambios. Esto te ayudará a encontrar tu voz y la que más gusta a tus lectores.

Un último consejo

Para finalizar, te ruego que me permitas una última recomendación, quizás la más importante: sé tú mismo.

¿Escribes ya en Internet?¿Estás pensando comenzar un blog? Sea cual sea tu caso, espero ansioso tus comentarios.

Imágenes cortesía de: Pixabay y Dia™, Stewf y [phil h] vía Flickr.

email

,

  • jose antonio gabelas

    Leo tu post Sergio después de escribir el mío sobre 7 claves para escribir en la Web http://educarencomunicacion.com/2013/07/7-claves-para-escribir-en-la-web/ y observo que muchos aspectos se complementan y enriquecen. Gracias por tu aportación, con tu permiso te integro en mi rescoop.it

    • http://sergioredondo.com/ Sergio Redondo

      Me alegra que te haya gustado, José Antonio. Efectivamente, tu artículo se complementa bastante bien con todo lo que digo. ¡Saludos!

  • LopeGV

    Un artículo muy completo y útil.
    Enhorabuena, Sergio.

    • http://sergioredondo.com/ Sergio Redondo

      ¡Muchas gracias!